viernes, 17 de diciembre de 2010

Fragmento de "perros y otras minorías"


Hoy fui a un taller de cuento y me dijeron que lo siguiente, no encajaba con el cuento, así que lo quité porque el maestro tiene razón. Pero lo pondré aquí porque me gusta y porque hoy confieso que  yo, (Abigail Rodríguez Contreras) SOY NIÑATRENZAS. Je Je Je.




Fragmento suprimido del cuento "De perros y otras minorías"


La lluvia era un cadáver mutilado, arrojado por charcos a la calle. Llegado el tiempo de la evaporación, la niña no dejaba de pensar en la sepultura inevitable del aguacero de la noche anterior. Los pasos de la perra punzaban el corazón de los sonidos lacustres, en el movimiento ondular de los charcos negros; el despertar de la calle cuatro.

Loba comprendía la razón de los ciclos que terminan, pero reinician más fuertes; más ásperos. Hay una necesaria mortandad del resto de perros de la calle, que la hace sentirse más fuerte y feroz. Escalar la montaña de muertos y en la cima; aullar para anunciarse sobreviviente, pero rota desde la garganta hasta el vientre preñado en quince ocasiones.

2 comentarios:

Autem dijo...

¿adonde el resto del cuento?

Mosca dijo...

Sí esto es lo suprimido, quiero todo el cuento en mi almohada, ya.











Saludos madre mía.











Mosca